Cómo hacer un buen café con una cafetera espresso manual

Equipo básico

  • Molinillo de muelas cónicas.
  • Báscula para medir con precisión la proporción de café y agua.
  • Hervidor de agua.
  • Tu cafetera espresso manual favorita.
  • Prensador de café o tamper.
  • Temporizador (vale con el cronómetro del móvil).
  • Café fresco.
  • Agua del grifo filtrada o embotellada de mineralización débil.

Receta para ROK EspressoGC

  • 16 gramos de café en seco.
  • 40 gramos de café en taza.
  • Molienda fina (textura de sal de mesa).
  • Tiempo de extracción: 30 segundos.

Pasos

  1. Muele 16 gramos de café con un molido fino (textura de sal de mesa).
  2. Pon agua a hervir.
  3. Vierte el agua precalentada en el depósito de la cafetera y realiza una extracción para calentar el filtro.
  4. Seca el filtro con un trapo, echa el café molido y presiona verticalmente con el tamper. Limpia los bordes de restos de café.
  5. Enrosca el portafiltros en la cafetera y llena el depósito de agua con agua recién calentada.
  6. Levanta los brazos de la cafetera para que el agua entre en contacto con el café molido y espera 15 segundos para realizar la preinfusión.
  7. Una vez completada la preinfusión, baja lentamente los brazos de la cafetera para comenzar la extracción. Fíjate bien en dos variables: el peso de la bebida, hasta llegar a los 40 gramos de café extraído; y el tiempo de extracción, para terminar la extracción a los 30 segundos.

Características

  • Método de preparación por agua a presión (espresso).
  • Café intenso con mucho cuerpo.

A favor de la cafetera espresso manual

  • Permite ajustar variables como la temperatura del agua, la molienda, la dosis de café o el tiempo de extracción.
  • Precio más asequible que una cafetera espresso semiautomática.

En contra de la cafetera espresso manual

  • Su capacidad para 1 taza pequeña puede resultar un engorro, sobre todo si deseas preparar café para varias personas.
  • Necesitas un buen molinillo para conseguir una molienda fina.

Consejos elCafetero.es

  • Procura usar agua mineral (el 99% de un café es agua).
  • Nunca compres café torrefacto: usa café fresco 100% arábica.
  • Muele el café justo antes de prepararlo para evitar su oxidación.
  • La temperatura es una variable muy importante que debes controlar. Por eso, precalienta el filtro antes de hacer tu café y, del mismo modo, usa agua recién calentada en la extracción.

¿Te has quedado sin café?
Recibe en casa café de especialidad cada mes

Markus

Equipo Rarabaya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *